Temperaturas más frías beneficiarían a productos como frutas y hortalizas, anotó el director ejecutivo de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP), Gabriel Amaro. Uno de los sucesos que enmarcaron el 2017 fue el fenómeno de El Niño costero. Los embates de esta anomalía climática generaron algunas complicaciones-y hasta pérdidas- en la agricultura. Si bien para este año no se prevé la ocurrencia de otro Niño, sí se ha incrementado la posibilidad de que se presente un fenómeno de La Niña entre diciembre último y marzo del 2018. (Gestión, pág. 11)